Compartir esta nota

Redacción

Los cien contratistas preferidos durante la administración de Enrique Peña Nieto vieron reducidas sus ganancias en más del 43 por ciento durante el primer año de este sexenio, y nuevas empresas vinieron a ocupar un lugar preferente como proveedores del Gobierno Federal.

De acuerdo con el documento “Compras públicas en México. Competencia: la gran ausente”, un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) concluye que “si estas empresas recibieran contratos producto de la calidad de sus propuestas, bienes y servicios, entonces se esperaría que el monto por contratos recibidos se mantuviera constante a pesar del gobierno en turno”.

El IMCO analizó más de 350 mil procesos de compra publicado en Compranet por las dependencias de la administración pública federal durante 2018 y 2019, precisa su comunicado, con el fin de aportar evidencias de prácticas que obstaculizan la competencia, por lo que identifica áreas de riesgo, patrones de comportamiento y anomalías en el proceso de contratación realizados por las dependencias fedeales.

Durante 2019, dos de tres contratistas que fueron los preferidos en el sexenio de Enrique Peña salieron del top 100 de la Federación y fueron sustituidos por nuevos jugadores y de acuerdo con el instituto, el monto de los contratos obtenidos se redujo en 43.8 por ciento, pasando de dominar casi la mitad de todas las compras públicas, a menos de un tercio.

El documento indica que en 2018, en el último año de Peña, los contratos firmados por los 100 principales proveedores de su administración obtuvieron 160 mil 502 millones de pesos, en cambio, en 2019, durante el primer año de Andrés Manuel López Obrador, estas mismas empresas obtuvieron 90 mil 187 millones de pesos, una reducción de 43.8 por ciento.

De los 100 principales contratistas de 2018 y 2019, hay 33 que repiten, es decir, que se mantuvieron dentro de los principales beneficiados, aunque sus recursos variaron, y hay otros 67 que ingresaron a este ranking.

Si se reduce la lista a los primeros 15, se observa que en 2019 quedaron fuera empresas dedicadas a la construcción e infraestructura como Grupo Constructor Marhnos, ICA Constructora e ICA Flour Daniel, Proc Mina, así como Asociaciones Público Privada (APP) para la construcción de carreteras.

Las que repiten están relacionadas con la industria farmacéutica, como son Comercializadora de Productos Institucionales, Grupo Fármacos Especializados, Farmacéuticos Maypo, y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, las tres últimas vetadas por el presidente en abril de 2019.

Entre los nuevos jugadores que ingresaron al grupo de los 15 principales están la paraestatal Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, Sanofi Pasteur, Gilead Sciences México, Ralca, Baxter y Laboratorios Pisa, todos ellos vinculados al Sector Salud. También están Toka Internacional y Efectivale, dedicadas a los pagos electrónicos; Jet Van Car Rental, especializada en el arrendamiento de vehículos; y la aseguradora Seguros Argos.

«Quitando los proveedores repetidos, el cambio en la concentración de recursos ante la entrada de una nueva administración es más evidente. Las 66 empresas que más recursos recibieron mediante contratos en 2019 pasaron de concentrar entre el 2 y 3 por ciento durante el sexenio anterior, a tener 15 por ciento en 2019, primer año de gobierno, un incremento de más de 38 mil millones de pesos.

«Por otro lado, las empresas que más recursos recibieron durante el sexenio de Enrique Peña Nieto pasaron de concentrar el 24 por ciento de los recursos en 2018 a únicamente el 2 por ciento en 2019, una disminución de más de 80 mil millones de pesos», resaltó el IMCO.

En 2012 y 2013, durante el cambio de las administraciones de Felipe Calderón y Peña ocurrió lo mismo, los proveedores predominantes durante el sexenio del panista perdieron mercado y fueron sustituidos por otros que adquirieron preponderancia.

«El éxito de estas empresas parece estar vinculado con el gobierno en funciones, dado que de 2013 a 2018 las empresas que recibieron más recursos suelen concentrar un porcentaje de recursos similar.

«No obstante, los contratos obtenidos por estas empresas terminan en 2019, cuando comienza una nueva administración. Del mismo modo, las empresas que más recursos recibieron en 2019 comenzaron a tener éxito con el inicio de una nueva administración», señaló el Instituto.