Los tropiezos de Bonilla

94
Compartir esta nota

Por Dianeth Pérez Arreola

Los primeros meses del gobierno morenista los pasó Jaime Bonilla haciendo todo tipo de intentos para ampliar su periodo de dos a cinco años. Benjamín Gómez Macías, presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado y diputado del PRI, denunció un intento de soborno por un millón de dólares por apoyar la ampliación de la gubernatura. El precio debió subir considerablemente, pues la llamada “Ley Bonilla” fue aprobada en julio de 2019 con 21 a favor y uno en contra.

Abril 2020

Jaime Bonilla se enzarza en una discusión con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, sobre las cifras reales de muertes y contagios por Covid en Baja California. El semáforo epidemiológico de la Federación y del Estado, no coinciden. A Bonilla le gusta actuar y decidir como Presidente, no como Gobernador.

Mayo 2020

La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la “Ley Bonilla”, mediante la cual se pretendía extender el periodo de gobierno de dos a cinco años.

Este mes el gobernador inició una serie de denuncias contra diversas empresas por irregularidades en su consumo de agua; empresarios denuncian las acusaciones como una extorsión.

Junio 2020

Pero Bonilla no aprendió la lección. Un mes más tarde, en una curiosa venganza el mandatario buscó reducir el periodo de su sucesor de seis a tres años, intento que también resultó en fracaso.

Julio 2020

Este mes traería otro revés para Jaime Bonilla: tomó por decreto las instalaciones de la caseta de cobro de Playas de Tijuana, entrando en conflicto con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes al invadir sus facultades. En un show mediático, se apersonó en la caseta para informar que entregaba las instalaciones a la Fiscalía General del Estado y que eliminaba el cobro por transitar en ese tramo de 18 kilómetros. Pero el gusto le duró un par de días, pues la caseta fue recuperada por la Guardia Nacional y el Ejército. Seguro del respaldo de López Obrador, vuelve otra vez a chocar con pared.

También sucedió este mes que la federación pasó a Baja California del rojo al naranja en el semáforo epidemiológico, pero una vez más Bonilla quiso demostrar que en su entidad él manda.

Agosto 2020

Una investigación de Newsweek Baja California publicada en el portal Animal Político, señala que “Jaime Bonilla y parte de su gabinete han agredido con declaraciones de desprestigio a la prensa y atacado a la libertad de expresión 123 veces, siendo la mayoría entre junio y julio”. En sus conferencias mañaneras no pierde la oportunidad de denostar el trabajo de los periodistas críticos con su administración.

Septiembre 2020

En uno más de sus arranques de autonomía, Jaime Bonilla anunció que todo el ciclo escolar en educación básica sería en línea, cuando el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma no se ha pronunciado al respecto.

Apareció un video en redes sociales donde el dueño de Fisamex, Manuel García, al parecer consume cocaína. Bonilla dice que le pusieron a un cuatro a su colaborador, y que esas imágenes, grabadas con cámara oculta se hicieron con fines de extorsión. El video fue grabado el año pasado, antes de que Bonilla iniciara su gestión al frente del gobierno de Baja California y la empresa encargada de auditar a empresas con supuestos adeudos de agua, ya ofrecía sus servicios a la anterior administración.

Bonilla anunció su venganza: “le subiremos dos rayitas al cobro… hasta el último día de mi gobierno le vamos a cobrar a los morosos. Si no le pones presión a esas gentes, nunca te van a pagar”.

Aquí sin duda el ganador es el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, al parecer con un pie fuera de Morena y enemigo de Jaime Bonilla. Al parecer González Cruz ya se ha reunido con todos los partidos políticos y organismos empresariales del estado -motivo del enojo de Bonilla- y ya ha logrado aglutinar apoyos de la IP y otras fuerzas políticas.

Al parecer el 3 de julio estuvo en Mexicali para reunirse con los panistas Eugenio Elorduy y Víctor Hermosillo, el ex rector Luis Llorens y los empresarios Juan Ignacio Guajardo, Francisco Fiorentini y Jorge Gallego. Ahí les prometió, a cambio de su apoyo, darle reversa a todas las medidas propuestas por Bonilla que perjudican a la IP y expresó su decepción por las gestiones de López Obrador y Jaime Bonilla.

El candidato de Bonilla a la gubernatura es Mario Escobedo Carignan, secretario de Desarrollo Económico, quien enfrenta al menos cinco denuncias en distintas instancias por desvío de recursos, malos manejos, soborno y cohecho. Uno de esos casos es por la relación de Escobedo Carignan con la empresa sonorense Blue Propane, que prosperó en el sexenio de Guillermo Padres a costa de empresas pequeñas y luego decidiera expanderse a Baja California, según una columna de Enrique Sánchez en el periódico Excelsior.

Pero si Mario Delgado gana la presidencia nacional de Morena, la candidata sería sin duda Marina del Pilar Ávila Olmeda, pues fue él quien la impuso como candidata a la Presidencia Municipal en el 2018. Vienen tiempos políticos interesantes.