Compartir esta nota

Por Dianeth Pérez Arreola

Llama la atención que cada lunes, cuando comparece Catalino Zavala Márquez, secretario de Educación del Estado en la conferencia matutina de Jaime Bonilla, aparecen corazones y los comentarios halagadores inundan el chat.

Sin duda no se quiere quedar atrás en la competencia de popularidad de las mañaneras, donde el rey es sin duda alguna el secretario de Salud, y patiño oficial, “el doctor querendón” Alonso Pérez Rico.

Le sigue de cerca el secretario técnico de Seguridad Pública Federal, Isaías Bertín Sandoval, quien cruza los dedos cada que le toca aparecer en las conferencias porque a Jaime Bonilla no se le ocurra hacerse el chistoso con él. En entrevista en Mexicali para un programa de televisión dijo algo así como: “a veces los funcionarios tenemos que ‘aguantar’ los comentarios del gobernador”. Indudablemente a Sandoval no le hace ninguna gracia el estilo bipolar del mandatario, que oscila entre la mala comedia y la acusación fácil.

Las lisonjas y zalamerías de los lunes vienen de las mismas personas, y mire qué casualidad, son subordinados de Catalino Zavala, el funcionario que cambia de ideología como de calcetines: fue diputado por el PARM, por el PRD y por Morena; además fue priísta hasta 2017.

Las “flores” vienen de Cecy Villanueva Samayoa, en cuyo perfil de Facebook dice que trabaja en la Secretaría de Educación Pública; Andrea Vega, del Sistema de Prepa Abierta; Irlanda Andrade quien envía halagos desde su página personal, pero tiene otra página oficial como Irlanda Adriana Andrade Hernández, delegada de la Secretaría de Educación en Tecate; David Gurrola Jr, Luis Eduardo Agramont Durán y Keren Aguayo, también del Sistema de Prepa Abierta; Julio Rodríguez Villareal, quien forma parte del Sistema Educativo Estatal y Arizbee Montaño Zavala, delegada de la Secretaría de Educación en Ensenada, entre muchos otros.

Contrastan con los comentarios aduladores los de los maestros inconformes que reclaman pagos por interinatos, jubilaciones y salarios a tiempo. A pesar de que canalizan a todos al mismo teléfono para analizar su caso (ya que cada caso es diferente, dicen) los docentes se siguen quejando puntualmente todos los lunes.

Aunque algunos aseguran que las “porras” son totalmente voluntarias y sinceras, la verdad es que al funcionario apodado “Tracalino” es al que más quejas le llueven durante las transmisiones,  y como ya casi arrancan las campañas y al parecer quiere ser presidente municipal de Rosarito, un flujo constante de comentarios positivos frente a Bonilla contrarrestaría el descontento y validaría sus aspiraciones.