Compartir esta nota

Por Dianeth Pérez Arreola

El hijo del Oficial Mayor de Gobierno del Estado, Israel Clemente Corti, fue vinculado a proceso por la muerte de un oficial de policía y las heridas causadas a otro, cuando impactó su auto deportivo, un Challenger 2020 con placas de California contra la patrulla de los agentes, la madrugada del 24 de junio en Rosarito.

Clemente Corti, de 24 años conducía en presunto estado de ebriedad cuando ocurrió el impacto. De acuerdo con diversos reportes en los medios de comunicación, el causante del choque habría dejado claro a los agentes que acudieron al llamado, que era hijo del Oficial Mayor y ahijado del fiscal general del Estado.

En la segunda audiencia del caso, el pasado 1 de julio, el juez Joel Chávez Castro estipuló que el señalado como probable responsable del accidente llevará su proceso en libertad, tendrá que acudir al juzgado a firmar cada tres semanas, además de dejar una garantía económica de 130 mil pesos.

Desgraciadamente, los accidentes causados por vehículos conducidos por personas bajo el influjo del alcohol son frecuentes. Sin embargo, el tratamiento a los conductores por parte de la justicia, es en este caso muy diferente.

En Tijuana, la joven Nailea “N”, permanece en prisión luego que el 18 de mayo impactara su vehículo contra otro que hacía fila para pasar a Estados Unidos, provocando que el auto de las víctimas se incendiara. Nailea “N” conducía en estado de ebriedad y como resultado del choque murieron dos personas y otros tres resultaron con quemaduras. Fue vinculada a proceso y permanece encarcelada.

En Mexicali, Daniel Miguel Martínez Villela de 36 años y quien conducía en estado de ebriedad, atropelló y mató a madre e hija el pasado 28 de mayo. Las autoridades dejaron en libertad al presunto culpable, incurriendo en actos de corrupción, según denunciaron familiares de las víctimas.

Tras una fuerte presión mediática, se inició una investigación para determinar la actuación de los agentes y la cadena de mando en el tratamiento del incidente. Martínez Villela, quien estaba prófugo, permanece detenido desde el 4 de julio, cuando fue encontrado por las autoridades en un rancho en Hermosillo, Sonora, propiedad de su familia.

¿De qué privilegios goza el hijo del Oficial Mayor para ser tratado de manera distinta por la justicia?

Paz social

El gobernador Jaime Bonilla, muy quitado de la pena dijo el pasado 2 de julio que en Baja California hay paz social: “No hay que confundir, la violencia hay en todas partes, lo que hay es paz social, que es muy diferente. Normalmente los homicidios pasan por la lucha intestina de los grupos delictivos por territorios”.

Según un estudio de las 50 ciudades más violentas del mundo, la ciudad de Tijuana ocupa el sitio número 2 y Ensenada el 6.

En mayo pasado, Juan Manuel Hernández Niebla, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California, informó que en la incidencia delictiva total por municipio aumentó en Tijuana, Tecate y Rosarito.

En relación a la incidencia delictiva de homicidios por municipios en el primer cuatrimestre del 2021 comparado con el mismo lapso del 2020, en Mexicali incrementó un 52%, en Ensenada en un 72%, y en Tecate un 307%.

La percepción de inseguridad ha crecido también, pero el gobernador “reitera” que hay paz social. Fácil decirlo cuando vive rodeado de guardaespaldas, pero hasta sus fans tienen un límite sobre las mentiras que pueden tolerar.

Austeridad

Personal del Sistema Estatal de Justicia Alternativa Penal ya se había quejado de estar muy cerca de la inoperancia. Desde hace meses denuncian estar limitados en sus funciones por equipos obsoletos e insuficientes, falta de papel, impresoras, desinfectante de manos, tapetes sanitizantes, papel sanitario, en fin, lo básico que necesita una oficina para poder funcionar y atender al público.

Pero al parecer muchas oficinas de gobierno están en las mismas condiciones. La austeridad está causando estragos, los reclamos no se han atendido y Bonilla hace como que no pasa nada.

Los efectos de la austeridad se notan también a nivel de oficinas federales. Por ejemplo, en la oficina de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Ensenada, aparte del problema de la carencia de insumos, ya les han cortado el agua y la luz por falta de pago. A ese nivel estamos.