Compartir esta nota

 

Por Staff

Ciudad de México, CDMX.- El Gobierno Federal reprobó en opacidad.

Las compras que ha efectuado con carácter de “emergencia” por la pandemia del Coronavirus son opacas, carecen de lineamientos, protocolos de ejecución y control, concluyó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En un estudio titulado “Compras Públicas de Emergencia” afirma que más de 1,100 millones de pesos gastados con motivo del Covid no cuentan con información suficiente para identificar los bienes y servicios adquiridos, las cantidades requeridas y los precios unitarios.

“En México, las compras realizadas para atender la COVID-19 han sido discrecionales y opacas”, resume el organismo independiente para el análisis de los temas públicos.

El IMCO analizó las compras realizadas por las dependencias facultadas para hacer compras de emergencia con base en el decreto publicado el 27 de marzo.

Estas fueron el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), la Secretaría de Marina (Semar), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Salud (Ssa).

Una de las primeras conclusiones del análisis fue que no se logró distinguir entre las compras de emergencia y las destinadas a las actividades normales de las dependencias revisadas.

Una de las revelaciones, resalta el estudio presentado a fines de Julio de este año, es que a pesar de la crisis mundial, el gasto ejercido por las dependencias de salud es significativamente menor en comparación con el de 2019.

La información disponible no permite identificar las compras de preparación para la pandemia durante enero y febrero.

El análisis del IMCO advierte que el Gobierno de México ha establecido la posibilidad de adquirir bienes y servicios sin necesidad de llevar a cabo una licitación pública, a través del decreto que declara acciones extraordinarias para la COVID-19.

“Si bien en los procesos de compra pública la principal recomendación es fomentar la competencia económica mediante concursos, la medida adoptada es adecuada para realizar acciones rápidas y efectivas, pero conlleva riesgos de corrupción que no deben de ser ignorados”, asienta el IMCO en el estudio “Compras Públicas de Emergencia”.

El estudio refiere, por ejemplo, que tan sólo en el IMSS en lo que va del año el 26% de las compras hechas mediante adjudicaciones directas están hechas fuera de la ley.

“Más de 700 millones de pesos gastados por el instituto no cuentan con documentación suficiente para identificar los bienes y servicios adquiridos”, refiere el análisis presentado por el IMCO.

 

Lo que halló el IMCO

En las revisiones del IMCO a las compras del Gobierno Federal con motivo de la pandemia se encontraron evidentes irregularidades: