Compartir esta nota

Por Dianeth Pérez Arreola

Mediante adjudicación directa y a través de la Oficialía Mayor, Gobierno del Estado otorgó un contrato a Iván Moreno Zárate, un joven con poca experiencia que hasta poco se desempeñó como auxiliar contable en la empresa Hyundai en Tijuana.

El Ejecutivo Estatal se compromete a pagar el 15 por ciento de comisión sobre una base 808 millones 956 mil 459 pesos, monto que se pretende recuperar por el concepto de retorno de Impuesto Sobre la Renta, lo que representa un ingreso que supera los 121 millones de pesos para Moreno Zárate.

Otras actividades a realizar según el contrato, son detección y corrección de inconsistencias u omisiones en materia de las reglas de operación del artículo 3B de la Ley de Coordinación Fiscal, brindar asesorías, suministro de folios fiscales y asesoría y gestión de RFC y CURP de empleados del Poder Ejecutivo y organismos paraestatales, entre otros servicios.

Moreno Zárate tiene cédula profesional como Técnico Superior Universitario en Contaduría por la Universidad Tecnológica de Tijuana, y como Licenciado en Ingeniería Financiera y Fiscal, por la misma institución educativa. Ambas tienen fecha de 2018.

El perfil en LinkedIn de Iván Moreno Zárate, antes de que fuera eliminado de esa plataforma.

El contrato se firmó el 22 de marzo por Clemente González, Moreno Zárate, Sandra Ortiz Martínez, directora de Administración de la Secretaría de Hacienda y Víctor Alfonso Hernández Pulido, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, estos dos últimos en calidad de testigos.

En sesión extraordinaria del Comité de Adquisiciones celebrada el 17 de marzo, se determinó procedente el procedimiento de contratación. Solo un día después de que Clemente González asumiera el cargo de Oficial Mayor.

BC, gobierno corrupto

Israel Clemente González, Oficial Mayor del Gobierno de Jaime Bonilla, fue detenido el 4 de enero de 2006 en Ciudad de México con más de 725 mil dólares, y fue condenado a 7 años de prisión. En el 2019 aparece y aporta dinero a la campaña de Jaime Bonilla.

Fue responsable de las Relaciones Públicas del aspirante a la gubernatura, donde conoce a la secretaria de la honestidad, Vicenta Espinoza. Tras el triunfo de Morena, el secretario de Salud, Oscar Alonso Pérez Rico, lo designa como Director de Adquisiciones, de donde es despedido por contratos irregulares que involucraban servicios de bancos de sangre.

Bonilla lo rescata y lo nombra Oficial Mayor, el séptimo de su corto periodo de gobierno. Aparece como parte de la red de corrupción que logró pasar de la administración de Francisco “Kiko” Vega, a operar en la del mandatario estatal morenista.

En otro nombramiento inexplicable, el gobernador designó el 18 de enero de este año a Eva Viridiana Soria Amador como directora del Servicio de Administración Tributaria de Baja California. Esta funcionaria era la administradora de la Aduana de Tijuana, hasta que la Unidad de Inteligencia Financiera le detectó operaciones irregulares, como depósitos millonarios y compra de un departamento por 5.7 millones de pesos en la Ciudad de México. Fue retirada de su cargo por el gobierno federal por “pérdida de confianza” y denunciada penalmente.